+ TOUS LES MUSÉES DE LA VILLE DE PARIS

DéCOUVREZ LES 14 MUSéES DE LA VILLE DE PARIS

» Fermer

Más de 2000 años de historia

DESCUBRIENDO la arqueología y la historia de la Isla de la Cité

La cripta, acondicionada en 1980 bajo el atrio de la catedral de Notre-Dame de París para mostrar los vestigios arqueológicos descubiertos en las excavaciones realizadas entre 1965 y 1972, ofrece una retrospectiva única sobre la evolución urbana y arquitectónica de la isla de la Cité, corazón histórico de París.

La presentación de los edificios que se sucedieron en ese lugar desde la Antigüedad hasta el siglo XX invita al visitante a sumergirse en un viaje a través del tiempo. El muelle del puerto de la antigua Lutecia, los baños públicos galorromanos, el muro del recinto de principios del siglo IV, el subsuelo de la antigua capilla del Hôtel-Dieu, los restos medievales de la calle Neuve Notre-Dame, los cimientos del hospicio de los Enfants-Trouvés, las marcas de las canalizaciones de Haussmann... hacen renacer el pasado antiguo, medieval y clásico. Al reflejar la evolución de uno de los barrios más antiguos de París, la cripta muestra como la Ciudad de la luz no ha dejado de reconstruirse sobre sí misma desde hace más de dos mil años.


Vestigios excepcionales de la Antigüedad

Bajo el reinado del emperador Augusto, la ciudad galorromana de Lutecia se desarrolló en la margen izquierda del Sena (27 a.C -   14 d.C). A principios del siglo I d.C, se juntaron algunos islotes del Sena para formar la actual isla de la Cité. Las actividades económicas y comerciales se desarrollaban en torno al río y al puerto. De este último tan solo se conserva un tramo. En el siglo III, se parceló completamente la isla; prueba de ello son los vestigios de amplias y lujosas viviendas, como una base de columna que aún se mantiene en pie.  Desde mediados del siglo III hasta el siglo V d.C, Lutecia, amenazada por las incursiones germánicas, se convirtió en un punto estratégico en la defensa del imperio romano frente a los bárbaros. La isla de la Cité, fortificada en el año 308, pasó a ser el centro activo de la ciudad. Dos construcciones excepcionales del siglo IV d.C todavía en pie ilustran los cambios de la ciudad en el ocaso de la Antigüedad y en el momento de las primeras invasiones bárbaras: las termas y la muralla. Los cimientos de esta fortificación, que rodeaba la isla de la Cité, estaban formados por grandes bloques extraídos de la necrópolis y de los monumentos abandonados de la margen izquierda de Lutecia. Los vestigios de las termas ocupan la parte central de la cripta. El visitante puede recrear todo el recorrido del bañista, desde la entrada por el vestuario hasta las salas calientes, de las que queda la calefacción por debajo del suelo.


La Edad Media, en torno a la catedral de Notre-Dame



En la Edad Media, el urbanismo de la isla de la Cité se organizaba en torno a la construcción de la catedral de París, comenzada en 1163 por el obispo de París, Maurice de Sully, y al consiguiente acondicionamiento de los alrededores: apertura de la calle Neuve Notre-Dame en el eje del pórtico central de la catedral (trazado visible sobre el atrio y sobre el suelo de la cripta), reconstrucción del Hôtel-Dieu al sur del atrio y la edificación de iglesias y de casas nuevas a ambos lados de la calle. Tan sólo se conservan los sótanos de las casas de la enseña de Agnus Dei y de Saint-Victor a dos niveles del subsuelo. Al norte de la calle Neuve Notre-Dame se encontraban dos iglesias, Saint-Christophe y Sainte-Geneviève des Ardents, destruida en 1748 pero cuyos cimientos se mantienen erigidos.


Las huellas de los grandes cambios urbanos de los siglos XVIII y XIX

En el siglo XVIII, se demolieron muchos edificios medievales para mejorar la circulación y asegurar la salubridad de la isla de la Cité. Se amplió el atrio, se prolongó la calle Neuve Notre-Dame y el arquitecto Boffrand edificó un nuevo hospicio de los Enfants-Trouvés en 1750, en el lugar en el que antes se encontraba la iglesia de Sainte-Geneviève des Ardents. En 1772, un gran incendio arrasó el Hôtel-Dieu medieval y destruyó la capilla Sainte-Agnes, de la que tan sólo se conserva el sótano. A lo largo del Sena se reconstruyeron los edificios del hospital.

En el siglo XIX, Napoleón III encargó al perfecto Haussmann un vasto proyecto de ordenación urbana: transformar un París medieval en una ciudad sana, segura y accesible. En la Cité, la metamorfosis fue radical: se derribaron 17 iglesias y se eliminó la disposición laberíntica de las callejuelas. El hospicio de los Enfants-Trouvés y el antiguo Hôtel-Dieu desaparecieron en 1877. Se edificó un cuartel (convertido a día de hoy en Prefectura de Policía) en el fondo de la plaza y, al lado de éste, se alzó el actual Hôtel-Dieu. A finales del siglo XIX, el atrio presentaba la configuración actual.


Exposiciones para descubrir la Historia de París





Desde hace varios años, la cripta acoge exposiciones dedicadas a la historia del París antiguo y medieval. Entre 2005 y 2009 se dedicó un primer ciclo al periodo galorromano a través de varios aspectos de la vida cotidiana como la alimentación (10), los métodos de construcción, el urbanismo y la arquitectura antigua. En 2010 se inauguró una exposición dedicada al periodo desde el final del Imperio romano y la Edad Media.





Cifras y fechas clave


1965-1972: excavaciones arqueológicas en el atrio de la catedral de Notre-Dame de París con motivo de la construcción de un aparcamiento

1974: creación de la cripta

1980: apertura al público

2000: reanudación de la gestión en octubre de 1999, la cripta se anexiona oficialmente del museo Carnavalet

2008: 140.000 visitantes

118 metros: longitud de la cripta

29 metros: anchura de la cripta

2.200 m2 de superficie, de los cuales 1.800 m2 están destinados a la presentación de los restos arqueológicos

Crédits photographiques: La crypte archéologique © DAC - Didier Messina
Pilettes de la salle à hypocauste © DAC - Didier Messina
La crypte archéologique © DAC - Philippe Ladet